Los rasgos que definen 3 estilos de decoración: industrial, moderno y nórdico

Las últimas tendencias en diseño de interiores son los estilos decorativos industrial, moderno y nórdico. Tres estilos muy diferentes entre sí, pero que están de moda tanto en hogares como en todo tipo de espacios profesionales. Para que sepas un poco más de lo que caracteriza a cada una de estas tendencias, aquí tienes algunos de sus rasgos principales.

Los tres estilos decorativos del momento

Estilo Industrial

Recibió este nombre porque se trata de un estilo inspirado en los recintos industriales, unos lugares donde los elementos permanecen totalmente a la vista. Los primeros en poner de moda este estilo fueron los jóvenes de Nueva York de los años 50. Durante esa época, compraron amplias fábricas que después reformaron empleando el hormigón, los ladrillos y las vigas que ya formaban parte del edificio.

Una de las características principales son los espacios diáfanos, por ello, es muy común verlo en los apartamentos tipo loft. También lo son las estructuras desnudas y los muebles inspirados en este concepto, como maderas sin tratar o muebles de hierro forjado, por ejemplo. En tiendas como ambients.net es fácil encontrar opciones con las que seguir este estilo.

Estilo moderno

Aunque ahora está muy de moda, lo cierto es que comenzó a emplearse a principios del siglo pasado, inspirado en la famosa escuela de diseño Bauhaus. Se trata de un estilo donde predominan las líneas simples y las figuras geométricas, basado en un principio en el que la forma sigue a la función.

Los espacios son limpios, sin apenas adornos, pues no tiene sentido incluir elementos que no tengan una función definida. Los colores más empleados son el negro, el blanco y los tonos puros, que se mezclan con superficies de vidrio totalmente transparentes. Muchas de las personas que optan por este estilo deciden incorporar elementos decorativos propios de la época en la que nació, imitaciones de los diseños de artistas como Le Corbusier o Marcel Breuer.

Estilo nórdico

Como su propio nombre indica, este estilo procede de los países del norte de Europa. Unos países donde el clima define el estilo de vida y la decoración de los hogares. Es por ello que el diseño nórdico dice mucho sobre la forma en que los habitantes de esta zona del planeta viven su día a día.

El blanco es el color por excelencia. Esto se debe a que es el color que mejor refleja la luz. Las horas del día son bastante limitadas en estos países, por lo que hay que intentar sacarle el máximo provecho. Además, las casas suelen tener pequeñas ventanas para evitar la pérdida de calor. Por ello, el blanco ayuda a compensar la falta de luz natural. A esta base neutra se le pueden añadir toques de color, pero siempre en dosis controladas. Es común emplear la madera y elementos de piel para aportar calidez, además de incluir plantas en la decoración.

Sea cual sea el estilo que escojas entre estas propuestas para tu hogar o negocio, tendrás el éxito asegurado, pues son unos estilos que encajan perfectamente en cualquier espacio.

Tecnología en la cocina – Una ayuda en la casa

Si nuestra abuela, o bisabuela dependiendo de nuestra edad, entrara en una de las cocinas actuales, posiblemente no sabría como empezar a manejar nada. Aunque los electrodomésticos de cocina vienen siendo comunes desde hace tiempo, cada vez presentan una tecnología y unas funcionalidades más avanzadas. Y todo, o casi, al alcance de la mayoría de la gente: cocinas de inducción, cafeteras superautomáticas o de cápsulas, los mejores modelos de tostadoras o robots de cocina con mil posibilidades. La verdad es que nunca había sido más fácil ponernos a preparar la comida.

La cocina perfecta

 Placas de inducción

En no demasiado tiempo hemos pasado de las cocinas de gas a las de inducción, lo que supone un cambio del que quizás no somos conscientes. Una cocina de inducción es un tipo de cocina vitrocerámica que calienta directamente el recipiente mediante un campo electromagnético en vez de calentar mediante calor producido por resistencias.

Entre las ventajas destacan que ahorran energía, ya que detectan cuando hay un recipiente encima. También, que nos ahorran el riesgo de quemaduras, sin olvidar que son mucho más rápidas a la hora de calentar cualquier ingrediente.

Frigoríficos inteligentes

La revolución del internet de las cosas está siendo algo más lenta de lo que se esperaba, pero ya se ven algunos frigoríficos inteligentes en algunas casas. Son capaces de saber que se nos está acabando y prepararnos una especie de lista de la compra. Se supone que, cuando todo esté conectado, podrán realizar el pedido directamente al supermercado.

Tostadoras

Aunque parezcan los electrodomésticos que menos han evolucionado, lo cierto es que no se parecen a los que veíamos tan solo 20 años atrás. Muchas incluyen temporizador, interruptores LED de seguridad o funciones extra como la de descongelar y hornear.

Batidoras

La cantidad de batidoras existentes en el mercado y el amplio rango de funciones que ofrecen, han convertido a la humilde minipimer en un pequeño robot que nos ayuda a realizar muchos trabajos. Con ellas podemos triturar, picar, emulsionar, amasar o, incluso, preparar batidos o cremas.

Robots de cocina

El sueño de todos aquellos que, pese a no ser buenos cocineros, no están dispuestos a comer bien y variado. Se acabó el estar varias horas preparando la comida siguiendo complicadas instrucciones. Ahora tan solo hay que echar los ingredientes en la medida justa (ayudados por las básculas incluidas), programar el tiempo y la temperatura adecuada y esperar cómodamente haciendo lo que más nos apetezca.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Show Buttons
Hide Buttons