Cómo conseguir que tu perro camine a tu lado

Aprender a cómo adiestrar a un perro puede mejorar muchísimo la convivencia entre ambos. Favorece el entendimiento mutuo y hace que la relación perro-humano sea más fluida y estrecha. Enseñarle a caminar a tu lado es muy importante ya que te permite poder llevar suelto a tu perro sin perder el control sobre sus reacciones. De esta forma podemos evitar situaciones incómodas o de peligro, con solo una orden. A continuación enumeramos algunas pautas sobre cómo adiestrar a un perro para que camine a tu lado.

Cómo adiestrar a un perro para que camine a tu lado

En primer lugar tienes que elegir la palabra que vas a utilizar para darle la orden. En adiestramiento canino se suelen emplear dos: el comando propiamente dicho y la orden que libera al perro al finalizar el ejercicio. En este caso usaremos “al lado” o “junto” para indicarle que debe caminar a nuestro lado y “vamos” para comunicar que ya se puede marchar si quiere. Cuando vayas a entrenar a tu perro, hazlo en un lugar tranquilo donde no haya muchas distracciones. Déjale olisquear y hacer sus necesidades antes de poneros con el ejercicio.

Posición

Empezaremos mostrando la posición correcta al perro. Para ello le tienes que situar a tu lado, siempre el mismo, con la correa cruzando por delante tuya. Es decir, la mano que se encuentra del lado del perro, tiene que estar libre.

Refuerzo positivo

Y aquí comienza el proceso: toma un premio, salchicha o galletita y muéstrasela mientras le llamas con la orden que hayas elegido, “al lado” o “junto”. El perro prestará toda su atención, entonces continúa caminando un par de metros, antes de ofrecerle la golosina. De esta forma lo que tratamos de conseguir es que el perro haga una relación mental positiva entre caminar al lado y recibir un premio.

Si te preguntas cómo adiestrar a un perro lo mejor es siempre un adiestramiento en positivo, ya que además de ser el único método respetuoso, es también mucho más efectivo. Para el aprendizaje sea más rápido es importante que la correa no esté tirante. Así evitamos esa tensión sobre su cuello que, a menudo da lugar a mensajes no verbales contradictorios.

Repetición

Tendrás que repetir este ejercicio regularmente, con mucha paciencia y buen humor, sin sobrecargar al perro ni agobiarle. Ve prolongando el tramo desde que das la orden hasta que le entregas el premio y camina combinando líneas rectas con cambios de dirección. Aumenta la dificultad poco a poco y recuerda que los ejercicios de concentración agotan mucho a los perros. Con media hora diaria de entrenamiento puede ser suficiente.

El siguiente paso será realizar el mismo ejercicio en un lugar en el que haya distracciones, por ejemplo un parque transitado por otros perros. El perro tendrá que trabajar mucho su capacidad de autocontrol por lo que tendrás que tener mucha calma y paciencia. Para motivarle más, utiliza los premios que más le gusten y haz el entrenamiento antes de darle de comer para que tenga más apetito.

Finalmente, pasaremos a hacer los mismos procesos, pero sin correa y espaciando los premios hasta suprimirlos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Show Buttons
Hide Buttons