¿Cómo se fabrica una pantalla LED?

¿Alguna vez te has preguntado cómo se fabrican esas enormes pantallas de LED que tanto nos impresionan cuando las tenemos delante? En realidad el procedimiento de su fabricación no difiere mucho del que se sigue a la hora de construir una con unas dimensiones más reducidas. No obstante, en el caso de que tampoco sepas muy bien cómo se construyen estas, a continuación te vamos a citar algunas de las claves que intervienen en este proceso.

Para poder desvelarte todos estos misterios nos hemos basado en un artículo publicado en la web de http://pantallasledya.es en donde nos desvelaban algunas de estas claves.

Fundamentos de la fabricación de una pantalla LED

Lo primero que tenemos que saber sobre ellas es que estas pantallas utilizan lo que se conocen como diodos; estos son capaces de emitir luz. Para que podamos entenderlo más fácilmente es necesario visualizar a estos diodos como unos pequeños fotos que utilizarán una fuente de luz para convertirse en píxeles. Cada uno de los pequeños “puntitos” que conforman una pantalla (dará igual que sus dimensiones sean más grandes o más pequeñas) están formados por estos píxeles.

Es posible que en algunas pantallas pueda haber visto que uno de estos puntos no iluminaba de la forma adecuada; aunque no es algo habitual, lo cierto es que puede llegar a pasar. Básicamente lo que ocurre es que uno de estos puntos ha dejado de iluminar. De esta forma solo recibe la luz que le llega de sus “compañeros de cuarto” y, lógicamente, el efecto que se consigue no es el mismo.

Cada uno de estos focos los encontramos detrás dos paneles de vidrios que aumentará su resistencia a la vez que conseguirá que toda esta magia sea posible. Cada foco se ilumina proyectando sobre ellos protones y electrones que han sido cargados previamente. De esta forma son excitados para conseguir el color que se necesite en todo momento.

Por ejemplo, en el caso de que estemos contemplando un enorme sol en la pantalla, los electrones serán transformados para adoptar todos amarillentos y blanquecinos y, de esta manera, mostrar el resultado que se quería conseguir.

Lo primero que tiene que saber un empresario (o particular) en el momento en el que quiere comprar una de estas pantallas es detenerse a observar si las dimensiones se ajustan a lo que ha estado buscando. De nada servirá, por ejemplo, elegir unas medidas que sean demasiado grandes si luego, a la hora de la verdad, no tenemos una distancia suficiente como para que el ojo humano sea capaz de captar todos los detalles.

En otras pantallas: que estaremos pagando más por algo que no vamos a poder utilizar al 100%.

Otro de los aspectos clave es la resolución: a mayor cantidad de píxeles, mejor nitidez conseguiremos y la calidad de imagen será óptima.

Ahora ya conoces un poco más sobre el proceso de su fabricación y algunas consideraciones a tener en cuenta en el momento de la compra.

The following two tabs change content below.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Show Buttons
Hide Buttons