Pegging: la práctica sexual de moda

pegging

El mundo del sexo avanza a pasos agigantados, rompiendo con todos los esquemas y con todo lo que hasta ahora era habitual. La masculinidad y la feminidad ya no existen, y podríamos decir que ahora lo que se lleva es lo unisex. ¿Qué quiere decir esto? Pues que ahora a nadie le extraña ver a una mujer tomar la posición dominante y que el sumiso sea el hombre.
En el sexo prima la libertad, y mientras mantienes relaciones sexuales, puedes tomar el papel que desees. Eres lo que quieras ser, y de ahí a que el pegging se haya convertido en una de las últimas tendencias en el mundo de la sexualidad.

¿Qué es el pegging y por qué gusta tanto?

El pegging, conocido también como BOB (bend over boyfriend), se caracteriza por ser una técnica sexual en la que la mujer lleva un arnés a la altura de la cintura que a su vez está sujetando un dildo o consolador.
Ante esta situación, puedes hacerte la idea de que los roles cambian, pasando a ser la mujer la que penetra, y el hombre el que recibe. Suena bien, ¿verdad?
Podríamos decir que el arnés ha salido del armario, ya que aunque su uso ya era habitual entre las lesbianas, ahora también lo está siendo entre las parejas heterosexuales. ¡Aleluya! De hecho, es uno de los artículos eróticos y sexuales más vendidos en sex shops.
Somos conscientes de que esta tendencia, sobre todo al principio, puede chochar un poco, pero la realidad es que quien lo prueba repite, y la prueba está en el auge que está teniendo el pegging en los últimos años, una de las tendencias más demandadas por los hombres que buscan dar rienda suelta a su sexualidad.
No es un secreto para nadie que los hombres tienen su punto G en el ano, y que si se estimula correctamente y de manera sensual y provocativa, puede provocar un placer y unos orgasmos simplemente espectaculares, superiores a cualquier otros. Y sin duda, una de las mejores maneras para estimularlo es a través del pegging. ¿Lo vas a probar?
Esto, retrocediendo en el tiempo, sería una práctica totalmente impensable, ya que nadie podría concebir la idea de que sea una mujer la que penetre al hombre, básicamente porque supondría una importante pérdida de masculinidad. Pero por suerte los tiempos cambian, y actualmente es una práctica cada vez más normalizada y practicada.
De hecho, todavía son muchos los hombres que no se atreven a proponerles esta idea a sus parejas, por miedo a la reacción que puedan tener. Esto hace que muchos recurran a las prostitutas para probar el pegging y descubrir las sensaciones que provoca.
En el momento en que lo pruebes, verás que el placer es infinito, sintiendo de algún modo lo que hasta ahora solo sentía la mujer: estimulación, caricias, excitación y, sobre todo, penetración. Anímate y deja que incluso te pegue un cachete en el culo. ¡Gritarás de placer! ¿A qué estás esperando para probar el pegging?

The following two tabs change content below.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Show Buttons
Hide Buttons